Deducción del IVA previo al inicio de una actividad

En estos tiempos que corren por fortuna aún quedan valientes que se embarcan en la apasionante aventura de poner en marcha un negocio.

Todos los que han iniciado o están iniciando una actividad económica habrán comprobado que lo habitual es que en los primeros momentos se tenga que acometer una importante inversión para dotar al negocio naciente de los medios necesarios para que arranque con cierta solvencia.

Pues bien, muchos de estos gastos necesarios para arrancar un negocio tienen que hacerse frente incluso con carácter previo al inicio de la actividad. Podemos pensar en compra de mobiliario, registro de dominios, creación de web, gastos de asesoramiento previo, acondicionamiento del local alquilado y así una larga lista de gastos que habitualmente tenemos que afrontar con anterioridad a darnos de alta en la actividad correspondiente.

Y es en este punto cuando debemos preguntarnos, ¿qué hacemos con el IVA de todos esos gastos previos? ¿Podemos deducirlo?

Si nos atenemos a lo que estrictamente dice la Ley, sólo quien es sujeto pasivo puede deducirse las cuotas de IVA soportadas (artículo 92 de la Ley del IVA) y el carácter de sujeto pasivo se adquiere precisamente con el desarrollo de una actividad económica, que nos obliga asimismo a presentar una declaración censal de alta comunicando el inicio de la misma.

Esto nos llevaría a la situación de no poder deducir ningún gasto previo al inicio de la actividad. Sin embargo la Ley del IVA nos ofrece una vía para salvar esa prohibición y es la de presentar una declaración censal con carácter previo al inicio de la actividad. Presentando esa declaración (modelos 036 o 037) estamos comunicando a la Agencia Tributaria que tenemos la intención de iniciar una actividad pero aún no lo hemos hecho. De ese modo se nos permitirá deducir las cuotas de IVA de todos aquellos gastos que tengamos que afrontar con carácter previo.

Eso sí, una vez que iniciemos de modo efectivo nuestra actividad, estamos obligados a presentar una nueva declaración censal comunicando la fecha de inicio de la actividad y a partir de ese momento podremos incluir en nuestras declaraciones de IVA (modelo 303) ese IVA soportado con carácter previo.

Por tanto cuando se toma la decisión de iniciar una actividad es muy conveniente antes de acometer ningún gasto presentar la oportuna declaración censal con carácter previo al inicio de la misma para poder garantizarnos la deducción del IVA de esos gastos iniciales.

Pedro Pablo Maestro.

Print Friendly
Esta entrada fue publicada en IVA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario