QUÉ ES LA REGLA DE LA PRORRATA EN EL IVA

calculator-428294

Podría decirse, de un modo poco técnico aunque bastante real, que la regla de prorrata es uno de los mayores quebraderos de cabeza para muchos sujetos pasivos de IVA.

En este artículo quiero ofrecer una visión general de lo que es la prorrata sin adentrarme en la enorme casuística que se puede generar.

Para entender su significado quizás debamos partir de la máxima que dice que únicamente es posible deducir las cuotas de IVA soportado cuando se realicen actividades que estén sujetas y no exentas de este impuesto.

Por lo tanto, si realizamos únicamente actividades que originan el derecho a deducir no debemos preocuparnos por la prorrata puesto que no nos afectará. Aplicaremos en este caso la deducción del 100% de las cuotas soportadas sin mayor problema.

Pero el tema se complica cuando realizamos distintas actividades y además algunas de ellas están exentas y otras no. En ese punto es en el que entrará en juego la prorrata.

La regla de prorrata es un mecanismo que se aplica por tanto a aquellos sujetos pasivos del impuesto que realicen actividades que generan el derecho a deducir (sujetas y no exentas) y simultáneamente otras actividades que no generen dicho derecho a deducir (sujetas y exentas).

¿Qué supondrá verse afectado por la regla de prorrata? Pues que no podremos deducirnos íntegramente las cuotas de IVA soportado, sino sólo un porcentaje que variará en cada caso según la regla de prorrata que apliquemos y según el porcentaje de actividades exentas o no exentas que realicemos.

CÓMO SE APLICA LA REGLA DE LA PRORRATA

Existen dos métodos de cálculo de la prorrata: la prorrata general y la prorrata especial.

PRORRATA GENERAL

Con la prorrata general aplicaremos el mismo porcentaje de deducción a todas las cuotas de IVA soportado.

Para calcular ese porcentaje tendremos que dividir el total de operaciones que dan derecho a deducir entre la totalidad de operaciones realizadas y el resultado multiplicarlo por cien. Si nos diera un resultado por ejemplo del 80%, sabemos que sólo podremos deducir el 80% de todas las cuotas de IVA soportado que tengamos.

PRORRATA ESPECIAL

En determinados casos utilizaremos la prorrata especial, bien porque optemos voluntariamente por ella en detrimento de la prorrata general o bien porque se den los supuestos para su aplicación obligatoria.

La utilización de esta prorrata especial supone dividir las operaciones realizadas en tres grupos a los que aplicaremos distinto porcentaje de deducción:

Bloque A) Deducción del 100% de las cuotas de aquellas operaciones destinadas exclusivamente a actividades con derecho íntegro a deducir;

Bloque B) En otro grupo no podremos deducir absolutamente nada de las operaciones que no dan derecho a deducir y por último

Bloque C) El tercer grupo estará formado por aquellas operaciones destinadas a ambas actividades y que por tanto sólo podremos deducir en parte, en cuyo caso aplicaremos el porcentaje de prorrata general que corresponda.

La prorrata especial es obligatoria en un supuesto muy concreto, cuando el montante total de las cuotas deducibles en un año natural por aplicación de la regla de prorrata general exceda en un 10 por ciento o más del que resultaría por aplicación de la regla de prorrata especial.

Otro tema a tener en cuenta es que durante el año aplicaremos (con carácter general) una prorrata provisional que se corresponderá con la definitiva del ejercicio anterior y si se trata del primer año aplicaremos un porcentaje que nosotros propondremos a la Agencia Tributaria. En cualquier caso, a final de año habrá que hacer la oportuna regularización calculando la prorrata definitiva con los datos que ya tendremos de todo el año.

Como se puede observar es un mecanismo complejo que obliga a la llevanza de una contabilidad muy ordenada para calcular correctamente los porcentajes de deducción oportunos.

 

Pedro Pablo Maestro

Print Friendly
Esta entrada fue publicada en IVA, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario